Reiki en Colombia con El Maestro Fahad

    Prepararse para el ano Nuevo Feng SHUI INTERNO

    Prepararse para el Año Nuevo :   Feng Shui Interno

    Feliz Ano con Feng Shui

    Prepararse para el Año Nuevo es una de las actividades más emocionantes durante este mes de diciembre. Lo que más amo de estas fechas es que puedo reflexionar espiritualmente sobre mi vida y preguntarme qué puedo hacer para limpiar mi entorno energético personal.

    Durante el año he recolectado una gran variedad de artículos que van desde ropa nueva y revistas, hasta zapatos y folletos. Cuando miro mi armario o el contenido de mi escritorio, me doy cuenta que recolectar más cosas sólo hará que el desorden de mi vida crezca. Muchos de nosotros los humanos tenemos el hábito de poseer cosas, recolectando y juntando incluso cuando ya no necesitamos ciertos artículos. Nuestros armarios, cajones o áticos son símbolos externos de lo que poseemos en la vida. No estoy diciendo que regalen todo, de hecho, quizás haya cosas que aprecian y quieran conservar, y eso está perfectamente bien.

    Hablo de hacer un inventario honesto de lo que tienes actualmente, y lo que ya no necesitas. ¿Quizás ese viejo par de zapatillas deportivas arrumadas al fondo del armario podrían ser usadas por un hombre sin hogar? O quizás la vieja chaqueta de tu hijo o hija, que ya no le queda, podría abrigar a un niño menos afortunad, que no puede afrontar la compra de ese tipo de cosas.

    Esperanza, Fe, Amor

    Así como empiezas a limpiar tu hogar externamente, comienzas ver  que algunas cosas te distraen, otras malgastan tu energía, y algunas te ayudan a enfocarte en tus sueños y objetivos. Al dedicar un tiempo a limpiar tu hogar y su contenido encontrarás una nueva sensación de energía, paz y tranquilidad. Esto es lo que llamamos Feng Shui externo.

    El Feng Shui interno es bastante similar. En lugar de limpiar nuestro hogar, limpiamos nuestra vida, relaciones y el corazón. Si has estado muy ocupado este año, tómate un tiempo, haz una pausa en diciembre y pregúntate si quedan problemas sin resolver que no quieres cargar durante el año próximo. ¿Quizás un malentendido con alguien? ¿Quizás es un daño o conflicto personal? ¿Quizás una situación en tu vida laboral? ¿Por qué cargar con esa vieja y pesada energía en el nuevo año? ¿Para qué crear nuevas metas y objetivos si seguimos aferrados al pasado?

    Haz por escrito una lista de situaciones sin resolver, emociones y de tu gente alrededor. Luego repasa cada ítem y hazte tres simples preguntas desde tu corazón

    1. ¿Realmente quiero seguir invirtiendo energía/drama en esta situación/persona?

    2. ¿Estoy dispuesto a liberar esta persona/situación y dejar que la Divinidad resuelva por mi?

    3. ¿Cuándo?

    Practicar este ejercicio simple pero poderoso ayudará a liberar energía atrapada, sanar emociones dolorosas y liberar nueva vitalidad en ti y en tu vida.

    El Año Nuevo debería representar tu nuevo ser, no tu viejo ser.

    Con esta nota de fin de año ¡

    Bendiciones,


    Fahad Ullah Khan